Odoo CMS - una imagen grande

El uso del nitrógeno como conservante de alimentos está ganando aceptación como un método no químico de conservación de alimentos, ya que puede mejorar la calidad y ampliar la disponibilidad de productos perecederos y no deja residuos químicos. Además de la preservación, los generadores de nitrógeno PSA compactos tienen múltiples aplicaciones en la industria del envasado de alimentos, incluido el empaquetado, almacenamiento en atmósfera controlada, purgas de tanques y control de plagas.

El nitrógeno no reacciona con los elementos que lo rodean y se puede usar para desplazar el oxígeno dentro de las instalaciones de almacenamiento de productos, donde retarda el proceso de maduración.  El nitrógeno ralentiza el proceso de maduración y permite que la fruta permanezca viable durante el proceso de transporte.

Para evitar la oxidación y el deterioro de los ingredientes de alimentarios crudos, el nitrógeno se utiliza dentro del empaque de los alimentos para lograr alargar su vida útil. Hablamos de alimentos como patatas fritas, bocadillos, cacahuetes y otros productos que contienen aceites sensibles al oxígeno como por ejemplo el café. Al utilizar nitrógeno gaseoso en el proceso de envasado, se minimiza la oxidación provocada por los aceites, lo que prolonga la vida útil y aumenta la rentabilidad para el comerciante y el minorista. 

Este gas también se utiliza en el proceso de fabricación de zumos. La purga del espacio entre el líquido y la tapa recipientes y la sustitución con nitrógeno puede prolongar la vida útil de los mismos.

Los generadores de nitrógeno PSA de Ibergasss son ajustables para lograr niveles de pureza de gas específicos para varios productos.