Odoo CMS - una imagen grande


La exposición del vino al aire provoca que entre en contacto con el oxígeno, el cual tiene un efecto negativo en la estabilidad, calidad y longevidad del caldo. El oxígeno con el tiempo causa oxidación, lo que convertirá el vino en una sustancia similar al vinagre. 

El nitrógeno es un gas incoloro e inodoro, su uso no supone la decoloración del vino ni un impacto negativo en el sabor del mismo. El gas nitrógeno se puede utilizar durante el embotellado de cualquier vino para ayudar a reducir el desperdicio, ahorrar dinero, aumentar la seguridad de los empleados y disminuir el impacto ambiental.

Asimismo, este gas se utiliza en toda la industria vitivinícola para evitar que el vino se exponga al oxígeno durante el embotellado y el almacenamiento. 

Ibergass presenta una nueva forma de entender el suministro de nitrógeno. Los generadores de nitrógeno in situ implican un ahorro de tiempo y dinero, dos recursos que tienen una gran importancia para cualquier enólogo.

Mediante la generación in situ se elimina la necesidad de que el nitrógeno sea entregado en los cilindros y también la obligación de cambiarlos a medida que se vacían.

Este sistema permite tener un suministro ilimitado y continuo de nitrógeno, ayuda a reducir los gases de efecto invernadero y protege el medio ambiente. Al mismo tiempo, se evitan las entregas regulares y la manipulación de los cilindros de alta presión.

Además, con las formas tradicionales de suministro solo se utiliza el 70 % del nitrógeno; sin embargo, se paga el 100 %. 

Los generadores suprimen la posibilidad de quedarse sin nitrógeno y tener que detener la producción.